cubierta neumatico barro

Hoy continuamos preparando nuestra mountain bike para el invierno. Si hace unas semanas analizábamos 11 cubiertas para el barro, hoy vamos a seguir una serie de sencillos pasos que harán dos cosas, alargar la vida de nuestros componentes y prevenir averías.

Como veras a continuación, todos los pasos van dirigidos a evitar que el agua y el barro lleguen a las zonas criticas de nuestra bicicleta:

PEDALES

Los pedales, aparte de las ruedas, son de las partes que más en contacto están con el barro. Con tan solo echar pie a tierra, arrastraremos una gran cantidad de barro al volver a introducir la cala en el pedal, por lo que hay que prepararlos bien para evitar cualquier tipo de avería o mal funcionamiento.

PublicidadES - 300x250

Lo primero es desmontar los pedales de la biela (recuerda que el pedal izquierdo se afloja al revés), según el tiempo que tengan tus pedales se hará de una forma u otra, los mas actuales normalmente se retiran con llave allen. El hueco para esta llave hexagonal se encuentra en el eje del pedal.

Una vez desmontado, retira toda la suciedad con un trapo que no suelte pelusa, presta atención también al punto donde el eje se introduce en el cuerpo del pedal.
Una vez limpios procedemos a revisar que la rosca del pedal no este dañada y engrasamos la rosca del pedal y la rosca de la biela, preferiblemente con grasa de montaje con teflon.


CALAS

Ya que estamos con los pedales, puedes aprovechar y realizar también un pequeño mantenimiento en las calas de tus zapatillas. Desmonta las calas y quita toda la suciedad acumulada, comprueba su estado por si es necesario cambiarlas ya que el barro y el agua acelera el desgaste.

Cuando las tengas limpias, vuelve a colocarlas en la misma posición, no sin antes añadir un poco de grasa a los tornillos. Evitaras que entre el agua a la zapatilla a través de ellos y evitaras los molestos crujidos.

TIJA

La suciedad tiene la habilidad innata para llegar a las zonas a las que no se quiere. La tija de sillín es uno de esos lugares, es un punto critico de acumulación de suciedad, además de ser uno de los puntos por los que puede entrar el barro y el agua al cuadro.

Si la tija esta sucia y tiene barro o arena, puede llegar a fijarse al cuadro y al ajustar la altura puedes causarla esos odiados daños estéticos. Evitaremos esto si de vez en cuando quitamos el tubo del sillín y procedemos a su limpieza y engrasado. Recuerda aplicar grasa de montaje, sino puede que te encuentres con crujidos molestos.

Si tienes una tija de sillín de fibra de carbono o tu cuadro es de carbono, evita utilizar grasa de montaje, en su lugar debes usar pasta de montaje para carbono, diseñada específicamente para estos menesteres.

CIERRES RAPIDOS

No es una zona que especialmente se suele desmontar mucho, a no ser que transportes tu bicicleta o pinches, por lo que se acumula mucha suciedad.

Desbloquea el cierre y saca la rueda de su posición. Con la rueda ya desmontada procede a desenroscar la borla del cierre rápido (con cuidado de no perder los muelles) y procede a su limpieza.

Aprovecha que tienes desmontada la rueda para comprobar el estado de tus discos de freno.

RUEDAS

Seguimos con las ruedas. Limpia la llanta y presta especial atención a la limpieza de las cabecillas de los radios. Es una de las zonas que constantemente están en contacto con agua y barro, por lo que puede acumularse barro y suciedad que pueden bloquear la cabecilla del radio. Una vez tengas lo tengas limpio, coloca una pequeña cantidad de lubricante de cadena en la cabecilla de los radios. Deja unos minutos para que penetre y después limpia el exceso para evitar que se acumule suciedad.

CUADRO

Protege el cuadro de los efectos abrasivos del invierno. La suciedad y el barro con la que se “barnizara” tu cuadro, unido al roce de las fundas de cable de freno y cambios, pueden hacerte un buen estropicio en el cuadro. Protege las zonas críticas de roce con cinta o parches adhesivos transparentes, tu cuadro te lo agradecerá.

Con estos simples consejos, una tarde y un poco de maña, tendrás tu bici preparada para hacer frente al barro y al agua, enemigos íntimos de tu mountain bike.

Y recuerda, en muchas ocasiones, prevenir es curar.

¿Conoces algún método más que ayude a preparar la bici para el invierno?

Fotos | Bike Radar

 


pub