Cuanto más alto es el salto, más difícil es que el aterrizaje acabe bien. Si no que se lo cuenten a Dylan Sheffer, el protagonista del vídeo de hoy, que tras un primer intento no muy afortunado, se marca uno de los aterrizajes más espectaculares que seguramente hayas visto y que te dejara boquiabierto. Los hay que no tienen miedo a nada.

 



PublicidadES - 300x250