Danny MacAskill Playboy Mansion

Danny MacAskill ha dejado de lado por un rato los juguetes y las acrobacias con sus amigotes, y por unos minutos se convierte en uno de los hombres más envidiados del mundo, y no… no es por el manejo que tiene de la bicicleta. El amigo Danny ha cogido y se ha marchado a la mismísima Mansion Playboy (ahora entiendes lo del envidiado) a vacilar de saltos y trucos delante de las conejitas del señor Hefner. Quizás no es de los vídeos más espectaculares de Danny, pero tampoco es un problema, seguro que estarás más pendiente de otras cosas.