El “robo” de una cerveza es una buena excusa para ver al bueno de Neko Mulally encima de su Scott a toda velocidad.