Rocky Mountain Altitude Powerplay: un nuevo concepto de e-bike

El hecho de que Rocky Mountain se vuelva a distribuir en nuestro país tras 10 años de ausencia, nos va a permitir disfrutar dentro de poco de la primera e-bike de está firma canadiense: la nueva Rocky Mountain Altitude Powerplay, una trailbike con sistema de pedaleo asistido que basa su desarrollo completamente en el modelo no eléctrico con el que comparte nombre y que cuenta con unos recorridos de 150mm en la parte trasera y 160mm en la delantera.

Rocky Mountain Altitude Powerplay action

Aunque pueda dar la sensación que estamos ante otra e-bike más, no es así. Rocky Mountain se marcado el reto de intentar conseguir una bicicleta de montaña eléctrica que no varíe las sensaciones de cuando pilotamos una bicicleta tradicional. Para ello, la firma canadiense se ha desmarcado del resto de e-bikes que podemos encontrar en el mercado y han desarrollado su propio motor eléctrico, el Powerplay, con el que han conseguido su objetivo: ofrecer una e-bike que se comporta como una mountain bike real.

La clave se llama Powerplay

PublicidadES - 300x250

El porqué del motivo por el que Rocky Mountain ha desarrollado su propio motor ha sido porque no confiaba en las actuales soluciones existentes en el mercado. Esto le ha permitido realizar todo el desarrollo según sus necesidades, tanto en tamaño, rendimiento como en características tales como la colocación, algo que le ha posibilitado incluso optimizar el centro de gravedad. Para la batería, se ha optado por una solución tradicional como es la de colocarla en el tubo diagonal, pero a diferencia de otros desarrollos, está está oculta en el interior del tubo, lo que tiene la ventaja de normalizar el aspecto del cuadro y además facilitar la distribución de los pesos.

Rocky Mountain POWERPLAY

Además el Powerplay cuenta con un soporte de pedaleo intuitivo. Esto es que el sistema cuenta con una polea que es capaz de leer el par aplicado por el biker sobre los pedales, lo que permite que el motor ofrezca el par adecuado, y lo mejor de todo es que lo hace de una forma rápida, fluida e intuitiva. Todo esto se puede personalizar mediante la aplicación móvil (compatible con Android e iOS), pudiendo modificar parámetros como el nivel de asistencia o controlar la duración de la batería de una forma eficaz.

Otro de los puntos exclusivos del motor Powerplay es que cuando está apagado o se excede la velocidad de 25 km/h, el giro de la biela se independiza del motor, lo que hace que la fuerza ejercida sobre los pedales está aislado de los engranajes del motor, ahorrándonos mucho esfuerzo.


Rocky Mountain Altitude Powerplay

Gracias a la pantalla situada en el manillar se puede escoger fácilmente entre las tres modalidades de asistencia que ofrece el Powerplay o la función Walk (modo que ayuda a manejar la bici cuando no estamos encima de ella). También se puede consultar el nivel de autonomía restante de la batería de ion-litio que incorpora. Está batería cuenta con un voltaje de 48V y carga de alta velocidad. Por ejemplo, la versión de 500Wh alcanza el 80% de nivel de carga en tan solo 1 hora y 40 minutos, mientras que la de 632Wh, tarda 2 horas en llegar a ese 80%

Una Altitude exacta, pero eléctrica

Al igual que la Altitude estándar, está versión eléctrica también está realizada en fibra de carbono usando la tecnología Smoothwall, un método “made in Rocky Mountain” a través del cual se eliminan resinas y fibras en exceso utilizando moldes específicos y diferentes tipos de fibras en zonas concretas con el fin de maximizar la rigidez y la resistencia a los impactos, al mismo tiempo que se reduce el peso total.

El sistema de suspensión es el habitual usado por Rocky Mountain el Smoothlink, que en los últimos años ha sufrido varias modificaciones para mejorar la curva de respuesta y un buen soporte en la zona del SAG con una buena progresión hacia el final del recorrido. En la Rocky Mountain Altitude Powerplay también se ha revisado con el objetivo de optimizarlo para mejorar su comportamiento con el pedaleo asistido.

Rocky Mountain Altitude VS Altitude Powerplay

El basculante trasero hace uso de los rodamientos Enduro Max, mientras que los bujes explotan el formato Boost. Pero atención, a pesar de que todo indicaría que el formato 27.5+ sería el más adecuado para este tipo de bicicleta, los canadienses han optado por el formato de rueda 27.5” estándar, eso sí, con la posibilidad de montar cubiertas de hasta 2.5”. También se ha añadido la posibilidad de montar cubiertas de 26” con ancho de 3.0”.

Otro de los méritos de Rocky Mountain ha sido calcar la geometría de la Altitude en la Altitude Powerplay. Es posible modificar ligeramente alguno de sus valores mediante el sistema Ride-9, un “chip” situado en el anclaje inferior del amortiguador y que cuenta con 9 posiciones que permiten cambiar los ángulos de dirección y del tubo del sillín.

Rocky Mountain Altitude Powerplay, versiones y precios

Rocky Mountain lanza tres versiones de la Altitude Powerplay, un modelo realizado íntegramente en fibra de carbono (Carbon 90) y dos con el cuadro principal en fibra de carbono y basculante en aluminio (Carbon 70 y 50):

Rocky Mountain Altitude Powerplay Carbon 90

Rocky Mountain Altitude Powerplay C90
21,6 kg – € 9.999

Rocky Mountain Altitude Powerplay C90

Rocky Mountain Altitude Powerplay Carbon 70

Rocky Mountain Altitude Powerplay C70
22,3 kg – € 7.499

Rocky Mountain Altitude Powerplay C70

Rocky Mountain Altitude Powerplay Carbon 50

Rocky Mountain Altitude Powerplay C50
22,3 kg – € 6.399

Rocky Mountain Altitude Powerplay C50

 

ES - 300x250